Equidad y género
Diversidad Sexual

El festejo de las Candelas en Tlalpan

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Carlos Zugasti
Consejo de cronistas de Tlalpan

1

E

xiste la tradición de que sí a alguien le tocó encontrar dentro de la Rosca de Reyes el simbólico niño adquiere el compromiso de organizar la reunión para el día 2 de febrero, en que se festeja a la Candelaria. La fiesta de las candelas.

Inicialmente la festividad de la Candelaria o de la luz, tuvo su origen en alguna parte del Oriente, con el nombre de Encuentro y en el siglo VI, llego a celebrarse en Roma con carácter penitencial. Después de varios siglos se integró en América dentro de los conceptos religiosos como la Asunción de la Virgen María en el santoral católico, y se escogió el 2 de febrero en recuerdo a la presentación del Niño Jesús en el Templo de Jerusalén y se le conoce según los que saben mucho de esto como la Purificación de María, la fiesta de la luz y La fiesta de las Candelas.

De allí la costumbre de llevar a las figuras del Niño Jesús al Templo Católico, para su presentación y bendición y simbólicamente es el Cristo, que viene a iluminar a todos con el encendido de las candelas, de donde se deriva el nombre de la Candelaria, quien no es sino una advocación de la Virgen María.

En nuestra realidad y debido al confinamiento ocasionado por la pandemia del COVID-19 ahora con sus mutaciones, pero no importa, ya es costumbre para creyentes o no, festejar de alguna manera esta fecha.

Ya no se realizarán como era costumbre de manera presencial en grupos de amigos o familiares…se olvidaron el pragmatismo y los rezos, pero subsiste el festejarlo con la presencia en desayunos o meriendas de los prehispánicos tamales que en su largo recorrido de siglos el mestizaje los ha mejorado con la diversidad de sus ingredientes, y sabores entre los cuales subsisten los tamales verdes, estos contienen salsa verde picoso y una brizna de carne de pollo o de cerdo, están los rojos aderezados en su contenido con mole, eso sí acompañados con los tamales de dulce color rosado, los de piña o de guayaba, ricos los de ciruela pasa. Existen tamales para todos los gustos: los tamales llamados canarios, esos elaborados con mantequilla, los de chicharrón, los de tinga, los dulces rosados con piñones, los sofisticados tamales laborados para los veganos. Hay quienes elaboran los especiales de sesos, para los gastrónomos.

Para adquirirlos en esta época no es necesario salir de casa, ya que el ingenio ocasionado por la sobrevivencia de la comercialización nos permite solicitarlos por teléfono o la internet.

La oferta telefónica de los tamales elaborados en el Convento de las Capuchinas de la calle de Hidalgo, o del convento de las madres de la calle de Juárez, los tamales del convento de la calle de Juárez…cada esquina es un lugar propicio para colocar desde muy temprano los botes para los tamales.

Aquí en este Tlalpan, los avezados que se atreven a darse su escapadita, se les ve presurosos con sus atuendos mostrando sus cubrebocas y mascara de plástico dirigiéndose al mercado La Paz, o irse hasta la Calle del Arenal y Esmeralda para adquirir los tamales Nelly, los de los botes de tamales que día a día se instalan en el parquecito Juárez, allí junto a la gasolinera, y en el barrio del Niño Jesús, en el vértice de las calles de Galeana y Niño Jesús, son siempre solicitados los de Doña Marta quien coloca su bote tamalero vaporoso junto a su pequeña mesa, en donde se colocan los bolillos para elaborar la distritofederalense guajolota., que es un una creación del citadino que sin importarle combinar harina con harina.

La torta de tamal es persistente, como lo es la pobreza o como un sueño que se reitera. Es la cocina básica para la precariedad. La guajolota es la sabiduría del chilango, en la gastronomía se le menciona como un pobre pariente culinario, pero es un alarde del chef mexicano.

Sin ir más lejos están los tamales que se expenden en su clásico bote tamalero afuera de la Parroquia de San Agustín.

A todos nos sorprende la magia de encontrar envuelto dentro de las hojas de maíz el tamalli vaporoso, de sabor en una masa cocida deleite del buen comer.

Nada como un tamal verde y un rojo para el desayuno

Los tamales hechos en casa

Los tamales salsealitos de los domingos.

Así se celebraba la Candelaria con los vecinos del Barrio Del Niño Jesús

Vecinos compartiendo la tamalada de La Candelaria.

Mapa de sitio

Tu alcaldía
Comunicación
Transparencia

(55) 5483-1500 | Emergencias: 911

Plaza de la Constitución No. 1,
Col. Centro de Tlalpan, C.P. 14000.

Web premiada con el Premio Internacional OX

Contáctanos